.

Por que Bielsa es el más grande.


Dejando de lado las descalificaciones de mediocres, Bielsa es admirado y destacado por grandes entrenadores. Guardiola, Pochettino, Simeone, Martino, Berizzo y muchos más lo ponen como ejemplo. Sin ir más lejos, Pep Guardiola hace poco tiempo dijo que lo considera el mejor técnico del mundo. No solo otros entrenadores, sino sus dirigidos también hablan maravillas del "loco". Algo es común en sus opiniones: sos mejor jugador después de ser dirigido por Bielsa.
Su estilo futbolístico es particular pero tampoco es único. Un técnico muy táctico, que busca que sus equipos sean muy intensos, que presionen en campo contrario, que salgan jugando y que sean muy verticales. Lo que lo destaca a Bielsa es su obsesividad a la hora de plantear los partidos.
La formación insignia de Bielsa en sus equipos, la cual hizo famosa y trajo al frente de la escena futbolística es la formación 3-3-3-1. Para esta formación, los jugadores son: tres defensores (un líbero con dos stoppers a los costados), tres mediocampistas (un mediocampista central con dos lateral-volantes a los costados), tres mediocampistas ofensivos (un enganche y dos extremos a los costados), y un centrodelantero. El 3-3-3-1 permite transiciones de defensa a ataque, ya que muchos de los jugadores usados en la formación pueden realizar tareas defensivas y ofensivas.
En los equipos que dirigió supo establecer el repliegue ofensivo-defensivo, marca característica de los conjuntos de Bielsa, además de la presión al rival, la posesión del balón y gran intensidad física
Podemos discutir durante mucho tiempo al loco como técnico, pero el "fenómeno Bielsa" sobrepasa el terreno de juego.
Sus valores y actitudes es lo que hace grande a Marcelo Bielsa. No da notas individuales a periodistas para no hacer distinciones entre los medios más importantes y medios chicos del interior.
Bielsa rechaza dar entrevistas exclusivas, la conferencia de prensa se ha convertido en su método preferido de comunicación. Ha sido conocido por responder hasta la última pregunta de los medios convocados durante estas reuniones. Si la charla gira hacia las complejidades del juego, una conferencia de prensa de tres o incluso cuatro horas es posible. Según él: "Cada sector de los medios debería tener la misma atención de mi parte, desde el más prominente canal de TV de capital hasta el más pequeño diario en las provincias."
 Le indicó a sus jugadores que se dejen convertir un gol luego de ellos haber marcado uno sacando ventaja de manera antideportiva. El hacerle recoger la basura del predio a sus propios jugadores ni bien llegó. Todos hechos que hablan de una forma de ser del loco, siempre coherente a lo largo de los años.
Siempre remarca que más importante que ganar, es el cómo se gana.
En definitiva, Marcelo Bielsa es una persona de bien, y a la gente de bien, se celebra que le vaya bien.


"Cuando empecé a entrenar los equipos juveniles de Newell's era el primero en llegar y el último en irme. Ya desde ahí estaba muy obsesivo, estudiaba todo, quería tener cada detalle. Así que mis colegas me empezaron a llamar Loco, pero de una manera amigable"
"Usted es mi enemigo, que me enaltece. ¿Me entiende? Cuanto más lejos estoy de lo que usted representa, mejor soy." (A un periodista que lo confrontó)
"En las peleas callejeras hay dos tipos de golpeadores. Está el que pega, ve sangre, se asusta y recula. Y está el que pega, ve sangre y va por todo, a matar. Muy bien, muchachos: vengo de afuera y les juro que hay olor a sangre".
"Soy muy respetuoso y un admirador de la gambeta. Es más: considero que dos gambetas juntas cambian el contenido de un partido, lo despeja, lo oxigena, lo hace más saludable".
"El fútbol se hace menos dramático cuando lo ejecutan los que saben"
"Yo soy un obsesivo del ataque. (...) El fútbol ofensivo es infinito, interminable. Por eso es más fácil defender que crear. Correr es una decisión de la voluntad, crear necesita del indispensable requisito del talento."
"Los momentos de mi vida en los que yo he crecido tienen que ver con los fracasos. El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peor, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos; el fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes. Si bien competimos para ganar, y trabajo de lo que trabajo porque quiero ganar cuanto compito, si no distinguiera qué es lo realmente formativo y qué es secundario, me estaría equivocando."
"No permitan que el fracaso les deteriore la autoestima. Cuando ganás, el mensaje de admiración es tan confuso, te estimula tanto el amor hacia uno mismo y eso deforma tanto... Y cuando perdés sucede todo lo contrario, hay una tendencia morbosa a desprestigiarte, a ofenderte, sólo porque perdiste. En cualquier tarea se puede ganar o perder, lo importante es la nobleza de los recursos utilizados, eso sí es lo importante; lo importante es el tránsito, la dignidad con que recorrí el camino en la búsqueda del objetivo. Lo otro es cuento para vendernos una realidad que no es tal."
"Nosotros deberíamos aclararle a la mayoría que el éxito es una excepción. Los seres humanos de vez en cuando triunfan. Pero habitualmente desarrollan, combaten, se esfuerzan, y ganan de vez en cuando. Muy de vez en cuando"

Comentarios