.

El proyecto Independiente del Valle: del ascenso a la gloria internacional

 .


Independiente del Valle es el último campeón de la Copa Sudamericana y deslumbra con su juego en la actual Copa Libertadores, pero nada es casualidad. El club ecuatoriano lleva un proyecto de años de trabajo


Desde 2017 hasta 2020 Independiente Del Valle ha promovido 10 juveniles por año a su máxima categoría. A nivel nacional, su sub 18 es campeona hace 11 años consecutivos, la sub 16 lo ha hecho 10 veces consecutivas, la sub 14 es el último sub campeón y la sub 12 la actual campeona nacional.


Pasaron 15 años desde que comenzaron en Segunda División con este proyecto integral y acumulan una década en la máxima categoría. Los primeros años fueron difíciles, pero cuando todo se acomodó, lograron logró participar en torneos internacionales seis años consecutivos, incluyendo este 2020


 Iván Vázquez, uno de los encargados de las divisiones inferiores :"son las mismas personas, que tienen muy claro para que están y su misión, que es ayudar a los chicos a ser mejores. Claramente, la clave es sostener el proyecto más allá de los resultados porque si no es probable que cuando haya derrotas, todo se desmorone. Nuestro proyecto siempre va por encima de eso. Es muy formativo, lo que no quita que siempre queramos ganar pero teniendo en claro cuál es nuestra idea, la misión y el objetivo con los chicos tanto a nivel deportivo como personal”.


“Nuestro objetivo es que el mayor número de chicos de las formativas puedan llegar al primer equipo o al menos que estén preparados. Después, si llegan o no será otro tema pero sí que cada vez veamos más jugadores del fútbol formativo en ese primer equipo. Claro que deben aparecer jugadores de experiencia que ayuden a esos jóvenes a terminar de establecerse y sostenerse en ese equipo, por así decirlo que los ayude a ser mejores”


Hay un patrón de comportamiento en los jugadores que es común y se debe llevar a cabo en los entrenamientos sobre como trabajar, que tipos de tarea y que dinámica de entrenamientos tener pero también en cómo afrontar los partidos. Queremos competir para ayudar a que los chicos sean mejores. Luego también hay muchos patrones de comportamiento que sí son comunes en todas las categorías. No queremos que nuestros chicos pierdan tiempo y que traten de no engañar al árbitro.


“los chicos pasan muchas horas en el complejo, viven dentro del mismo y gran parte de su educación va a depender de nosotros. Si sólo nos centramos en lo deportivo, es probable que no todos lleguen a ser futbolistas porque es algo normal, a pesar de todas las oportunidades que da Independiente. En ese escenario hay que preocuparse por ellos, para que todos estén preparados para la vida


El equipo tiene bien claro cómo y de que forma transitar el camino desde juveniles más allá de ganar o perder. ¿Cómo captan a los jóvenes valores? Viajan por todo el país, tienen escuelas en las ciudades más representativas como Guayaquil y Esmeralda, hacen pruebas y dan formación desde edades tempranas (sub 10). Trabajan con el mismo proyecto con el que después mudan sus juveniles a Quito


Al final, esto viene de muy largo plazo con los chicos pero lo que puedo asegurar es que en ese torneo teníamos la media de edad más baja del certamen y hemos sido siempre fieles a nuestro estilo de juego y comportamiento, tanto adentro como afuera de la cancha”. 

Comentarios