Nadie quiere a la Superliga Europea




 Algunas declaraciones de gente del futbol que dice a las clara porque este proyecto elitista, que atenta contra la competencia no debería progresar.


Espectacular reflexión de Bielsa: "Los más poderosos lo son por lo que producen y por lo que convocan. Pero el resto son indispensables y lo que le da salud a la competición es el desarrollo de los débiles, no el exceso de crecimiento de los fuertes. La lógica que impera en el mundo, y el fútbol no está fuera de ello, es que los ricos sean más ricos a costa de que los débiles sean más pobres." 


Aleksander Ceferin, presidente de la Uefa:"La clasificación para las competiciones europeas debe ser por méritos y que todos puedan competir contra todos. La Superliga solo es negocio. Solo interesa los bolsillos y no la solidaridad. Los valores del fútbol son otros. No vamos a permitirlo"


Mesut Özil, jugador del Fenerbahçe de Turquía, que dejó uno de los mensajes más llamativos desde su cuenta de Twitter: "Los niños crecen soñando con ganar la Copa del Mundo y la Liga de Campeones, no una Superliga. El placer de los grandes juegos es que sólo ocurren una o dos veces al año, no todas las semanas”


Ander Herrera, del PSG: “Me enamoré del fútbol popular, del fútbol de los aficionados, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes. Si está súper liga europea avanza, se acabaron esos sueños, se acabaron las ilusiones de los aficionados de los equipos que no son gigantes”


El fútbol "no es deporte cuando la relación entre el esfuerzo y el éxito, entre el esfuerzo y la recompensa, no existe. No es deporte cuando el éxito está garantizado de antemano. No es deporte cuando no importa si pierdes", reflexionó Guardiola en rueda de prensa.


Lo mas triste es la justificación de los fundadores de la Superliga

"Si los de arriba no perdemos dinero, podemos comprar jugadores y ser solidarios. Hay jóvenes a los que no les interesa el fútbol porque hay partidos de escasa calidad", argumentó Florentino Perez, despreciando a los clubes y haciendo recordar a la tan afamada como dañina teoría del derrame.